Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Destacadas

Malas prácticas de vacunación implican pérdidas de hasta 4 kilos de carne por bovino

Padroniza PY realizó una encuesta en los meses de diciembre del año 2020 hasta hoy, donde se analizaron diferentes lotes de vacunos de distintas propiedades ubicadas en el chaco paraguayo y en la región central del país. Durante este período se recogió la cantidad de kilos que cada lote iba perdiendo por lesiones.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- En estos últimos tiempos, un asunto que viene causando varias incógnitas entre nuestros clientes son las limpiezas de las reses bovinas dentro de la industria frigorífica, principalmente aquellas ocasionadas por vacunas que posteriormente se presentan como lesiones en la carcasa

Para aclarar estas dudas, Padroniza PY realizó una encuesta en los meses de diciembre del año 2020 hasta hoy, donde se analizaron diferentes lotes de vacunos de distintas propiedades ubicadas en el chaco paraguayo y en la región central del país. Durante este período se recogió la cantidad de kilos que cada lote iba perdiendo por lesiones.

Según la información recolectada, las canales sometidas a limpieza tuvieron una pérdida de entre 1,3 a 4 kilos por cabeza.

Realizando una cuenta simple, una propiedad que envía un promedio de 1.000 machos a faena, con una pérdida estimada de 3 kilos por cabeza, tenemos un total de 3.000 kilos. Considerando el valor del kilo al gancho pagado por los frigoríficos -cuando se elaboró el artículo- de US$ 3,20, la pérdida económica ronda los US$ 9.600, valor en el que se podría invertir en la sustitución de aproximadamente 25 machos destetados de 200 kilos.

Aunque los datos son alarmantes, existe la posibilidad de reducir estas pérdidas, por ejemplo, siguiendo las recomendaciones del prospecto de cada medicamento: tamaño de la aguja, posología, temperatura, vía de aplicación y manipulación, sin olvidar que siempre se recomienda aplicarlo en el tablero del cuello para evitar daños en la carcasa, como contusiones y abscesos en regiones donde se encuentran cortes nobles.

Laura Marques – Ing. Zootecnista de Padroniza Py.

 

Fuente: Revista ARP – Edición N°1, Pág.: 24