Asociación Rural del Paraguay

El porvernir de la patria está en el campo

Generales

Ganadería social: Cadena de valor inclusiva con opciones laborales y ventajas comparativas

El sector pecuario genera puestos de trabajo para el más humilde y posibilidades para los sectores con mayor grado de entrenamiento.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- La ganadería tiene entre sus grandes virtudes la de ser una cadena de valor inclusiva porque genera puestos de trabajo para el más humilde y aquellos segmentos más vulnerables de la sociedad, así como posibilidades para los sectores profesionales o con mayor grado de entrenamiento.

En un establecimiento ganadero realizan labores de renta, personas que quizás no hayan terminado la escuela primaria, pero encuentran oportunidades de vida digna haciendo alambrados, limpiezas de campo y corrales, etc.

En contrapartida, profesionales de alto nivel de entrenamiento hacen transferencias de embriones, análisis laboratoriales, ADN, y muchas otras actividades destinadas a mejorar de forma periódica y permanente la calidad ganadera.

Esos extremos tienen en el medio 350.000 puestos de trabajo que se generan a través de la cadena de valor de la carne, que procesa el 99.99 por ciento de lo que produce en el eslabón primario.

“No solo somos exportadores de carne y menudencias, sino también de subproductos, muchos de ellos de alto valor”, afirmó el Viceministro de Ganadería, Dr. Marcos Medina.

Recordó que el cuero vacuno, por ejemplo, hasta hace poco era exportado en crudo y con relativo valor agregado, pero actualmente es sometido a transformación en el país.

Las sub-industrias pecuarias producen insumos para empresas de cosméticos, productos para el hogar, para las industrias farmacéuticas, etc.

Todo este contexto tiene detrás la faceta de la ganadería social, donde el 97 por ciento son pequeños tenedores y muchos de ellos incluso micro-tenedores de ganado.

Unos 135.000 productores tienen menos de 100 cabezas, 95.000 tienen menos de 20, y 70.000 tienen menos de 10 animales.

“Estos tenedores de ganado se han incorporado de manera voluntaria, por llamarlo así, atraídos por las grandes ventajas que tiene la cadena de valor de la carne”, explicó el Vicesecretario de Estado.

Como ventaja comparativa, señaló que el producto pecuario para la ganadería familiar, que es el ternero, tiene buenos precios y estables, algo que es muy difícil, por ejemplo, en la agricultura familiar.

“En este segmento de la producción se encuentran variaciones significativas que hacen que en un año el pequeño agricultor tenga buenos ingresos, pero en el siguiente es sorprendido por una crisis y debe cerrar una ruta porque no encuentra mercado”, apuntó.

Destacó como hecho resaltante la demanda constante del producto, lo cual impacta positivamente en los precios.

Otra ventaja importante es la comercialización, que se presenta muy fácil y, por tanto, provechosa para los pequeños tenedores, puntualizó el Dr. Medina.