Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

“Invasores ayudados por políticos hacen que las leyes se rindan ante sus intereses ilícitos”

Propietarios de Ganadera Pindó necesitan que el Estado, les devuelva la posesión del inmueble.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- Sería muy grave que salga un proyecto de expropiación de las tierras de la Ganadera Pindó, y nos preocupa que ya se han presentado tres pedidos al respecto, lo cual demuestra que los invasores buscan apropiarse definitivamente de las tierras ajenas, y lo peor, con el único objetivo de generar recursos ilícitos, expandir las amenazas y descartar cualquier señal de paz, orden y legalidad, señaló el Dr. Diego Torales, directivo de la Asociación Rural del Paraguay (ARP).

En su carácter de presidente de la Comisión de Defensa de la Propiedad Privada del gremio rural, dijo: “Nosotros solicitamos que se restablezca el orden jurídico y físico en la zona, que se proceda al desalojo de los invasores y que se devuelva el establecimiento a sus legítimos propietarios”.

Consideró importante tener en cuenta que la estancia Pindó era en su mejor momento, antes de ser invadida, referente en la producción de ganado de la raza Brangus en el país, a través de la Cabaña Don Enrique.

“Ahí habían animales de alta genética, a más de laboratorio e infraestructura de producción, que fueron destruidos por los invasores, y no contentos con eso quemaron hasta los embriones destinados a inseminación artificial”, expresó.

Alegó que se trata de un verdadero acto de terrorismo, que incluye el incendio de vehículos, tractores y retiros.

“Mucha gente se pregunta por qué hacemos hincapié con algunos casos de invasión, y la respuesta es que nosotros tenemos casos donde hay invasiones con ciertos índices de violencia tolerables, pero lo que está ocurriendo en Pindó escapa a cualquier estado de tolerancia, por lo cual exige una mayor dosis de esfuerzo para que se encuentre una salida”, argumentó.

El Dr. Torales afirmó que la ARP ofrece el 100 por ciento de apoyo a los propietarios de Pindó, pero, a más de esto, ellos necesitan que el Estado, a través de las instituciones competentes, les devuelva la posesión del inmueble de su propiedad.

Abogó por el diálogo y la negociación para tratar de encontrar una salida de consenso a la problemática, aunque no descartó la vía de la represión por parte de las fuerzas de seguridad, teniendo presente que los violentos se han fortalecido en el establecimiento y desde un primer momento han declarado que no saldrán del lugar, donde tienen grandes intereses económicos con la venta de madera deforestada y el abigeato, a más de réditos ideológicos sustentados por referentes políticos.

“Ellos se niegan a negociar, y se ha llegado al extremo de que hacen decir que ellos van a poner las reglas de juego ante cualquier instancia, lo cual consideramos un verdadero acto de rebeldía”, apuntó el Dr. Torales.

Comentó que el Estado ofreció hace cinco años a los invasores otro inmueble, “pero ellos no aceptaron, seguramente porque no cumplía con sus requerimientos de madera para depredar y realizar otras actividades para generar recursos ilícitos fáciles, como el abigeato”.