Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Cómo administrar préstamos bancarios

Charla técnica dirigida a pequeños productores sampedranos.

 

MARIANO ROQUE ALONSO (ARP) – La jornada informativa estuvo a cargo, entre otros,  del ingeniero agrónomo Eduardo Amarilla, técnico y docente universitario, quien se encargó de brindar nociones básicas elementales, basadas en análisis y flujogramas, acerca de la importancia de tener en cuenta detalles muy importantes cuando se solicita un préstamo bancario.

Brindó una lista de exigencias de las entidades financieras que deben ser cumplidas por los interesados para acceder a una línea de crédito y citó especialmente el aspecto de documentaciones, como la presentación de fotocopias de la cédula de identidad policial y título de propiedad.
Un aspecto suficientemente destacado fue el de la garantía hipotecaria. En este sentido, el ingeniero Amarilla dijo que la entidad que otorgará el crédito tomará las debidas precauciones para garantizar el préstamo en efectivo a través de un valor nominal real de la hipoteca que llene efectiva y eficientemente la exigencia.
Pidió especialmente a los pequeños productores que hagan un plan de gastos que se corresponda con el proyecto productivo que necesitará financiación.
“Es esencial que sepan en qué van a invertir el dinero prestado, cómo van a manejarlo y de qué forma van a pagar las cuotas”, expresó el técnico.
La charla fue acompañada por un flujograma práctico, especialmente confeccionado por el ingeniero Amarilla para que los pequeños productores tomen nota y asimilen correctamente el espíritu de lo que se quiso instalar: la responsabilidad en el manejo del crédito.
 
80% de cobertura
La línea de préstamo ofrecido es hasta el 80 por ciento del costo de financiamiento del proyecto de inversión, en este caso, la instalación de fincas-modelo, que tendrán una matriz técnica con un volumen que varía de acuerdo a la capacidad o disponibilidad de los interesados.
Los préstamos, según el ingeniero Amarilla, son ofrecidos para inversiones de capital y compra de inmuebles para el sector productivo.
En el caso del proyecto de fincas-modelo destinado a cuatro comunidades del departamento de San Pedro, serán destinados en su totalidad al plan de engorde de novillos, en su primera etapa, de acuerdo al proyecto en cuestión.
Están involucrados en la iniciativa, la Asociación Rural del Paraguay (ARP), la Embajada de los Estados Unidos de América (proyecto ACDI-VOCA), SENACSA y Universidad Columbia.
Las charlas se realizaron, en primer lugar, en la localidad de San Isidro del Norte (distrito de Yryvucuá), donde asistió una treintena de pequeños productores de la zona, liderados por el señor Marcial Chaparro.
 
En Compañía Redondo
Posteriormente, se realizó el mismo procedimiento en la compañía Redondo, de la localidad de General Elizardo Aquino, con la asistencia de unos 50 socios y socias de la Asociación de Comités de Productores Agropecuarios “Nuevo Horizonte”, liderada por el señor Eliseo Lauro.
“Los resultados que obtengamos serán referenciales para saber si hemos dado un buen uso y destino a los préstamos”, dijo el ingeniero Amarilla.
Los productores, potenciales sujetos de créditos, tuvieron la oportunidad de hacer consultas particulares, que fueron respondidas por el técnico.
Un hecho destacado es el interés demostrado para la participación masiva y activa de las charlas, propiciadas por la Asociación Rural del Paraguay, y la capacidad de consulta que han adquirido los productores.
Los eventos fueron acompañados en todo momento por el ingeniero agrónomo Aníbal Ruiz, técnico de la ARP que está a cargo del proyecto fincas-modelo en el departamento de San Pedro.
El proyecto en mención entrará oficialmente en práctica en un par de semanas, luego de que comenzara a instalarse la infraestructura y logística para engorde de ganado en la finca del señor Marcial Chaparro.
Chaparro ha sido premiado para oficiar de ejemplo por su experiencia como productor exitoso -luego de dejar atrás su antigua práctica de “campesino sin tierra” que cerraba rutas para reclamar reivindicaciones- y enfrentar con dureza y perseverancia los desafíos del trabajo en familia.
El resultado positivo que el proyecto obtenga en la finca del señor Chaparro será posteriormente replicado en otros lugares del país, especialmente de zonas sociales vulnerables donde las pequeñas fincas tienen problemas técnicos y de financiamiento para encarar programas de desarrollo productivo.