Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

La ARP hace esfuerzos para recuperar la soberanía Paraguaya sobre estratégicas aguas del Pilcomayo.

Construcción del “Canal Meyer” busca asegurar la entrada de agua a nuestro país en todo tiempo, y de esa manera sustentar la vida y la productividad en el entorno del extenso curso hídrico compartido con Argentina y Bolivia.

La Asociación Rural del Paraguay (ARP), consecuente con su principio de poner en primer lugar los intereses del país y de la población, realiza esfuerzos permanentes para recuperar la soberanía paraguaya sobre aguas del río Pilcomayo, que discurren actualmente desde Bolivia y se internan en su mayor parte dentro de territorio argentino, que de esta manera aprovecha productivamente el recurso hídrico y somete a miles de kilómetros del Chaco paraguayo a sufrir los efectos de periódicas contramarchas en el comportamiento del caudal hídrico compartido igualmente por Bolivia.


Para conocer la situación actual del río, una delegación encabezada por el Presidente de la Comisión Pilcomayo, señor Arturo Niethammer, se trasladó a la zona fronteriza de Pozo Hondo, donde realizó una inspección técnica con el acompañamiento del representante de la ARP, Dr. Eusebio Manuel Cardozo.


En ese sector se corroboró que las aguas discurren con normalidad, aunque se espera un repunte para las próximas semanas, como consecuencia de las lluvias cíclicas en las cuencas altas de Bolivia, que seguramente repercutirán en el aumento desproporcionado del caudal en esta temporada de crecida, como ocurre cada año.


El Dr. Cardozo dio indicaciones acerca de las inquietudes expresadas por pobladores y productores, en el sentido de que es imperioso tomar las debidas precauciones en tiempo y forma, de modo a evitar sorpresas desagradables.

 


“Lo importante para el país es aprovechar el gran caudal de agua disponible en la temporadas de crecida, más aun en una zona muy grande que el resto del año sufre por la falta del líquido, resintiéndose las poblaciones aledañas y la producción”, apuntó el directivo rural.

De acuerdo a las indicaciones, en Pozo Hondo el río experimenta el desgaste de la zona costera y pone incluso en peligro la estabilidad del puente de hormigón que conecta con la vecina localidad argentina de Misión La Paz, para lo cual está proyectada la construcción de una defensa costera.

Posteriormente, la comitiva se trasladó hasta la zona de la embocadura, donde operan maquinarias de la empresa T&C, cuyos técnicos brindaron explicaciones acerca de la marcha de los trabajos en el lugar conocido como “Pantalón”, dentro de territorio argentino, que según el Dr. Cardozo necesita atención periódica para el despeje de sedimentos (arena y materiales orgánicos arrastrados de aguas altas) que entorpecen constantemente la entrada de agua al Paraguay.


En ese lugar, técnicos de la empresa contratista dieron informes acerca de la construcción del “Canal Meyer”, una nueva embocadura que está siendo proyectada un par de kilómetros aguas abajo de la abertura actual, y que según afirman podrá captar en mayor magnitud y volumen las aguas del Pilcomayo, sin los contratiempos que provocan actualmente los inevitables sedimentos.


“A la par de esta salida estratégica, se debe valorar el hecho de que la nueva embocadura estará técnicamente a las puertas de territorio paraguayo, con lo cual podremos recuperar nuestra soberanía, y de esa forma hacer proyectos a largo plazo con posibilidades de crecimiento sostenido, sustentados en la existencia de agua durante todo el año”, explicó el Dr. Cardozo.


Comentó que las nuevas autoridades de la Comisión Pilcomayo son conscientes del desafío, y que cuentan con el apoyo del Gobierno Nacional.

 


“De nuestra parte, debemos destacar no solo el apoyo sino el acompañamiento permanente de la Comisión Directiva Central de la ARP para la recuperación del Pilcomayo, en el sentido de que la falta de agua ya no sea un problema y que la producción de la extensa región deje de sufrir contratiempos, por el bien del Paraguay y de las miles de familias que dependen del río para subsistir”, recalcó el Dr. Cardozo.