Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

"Invasores y violentos nada harían sin el apoyo de políticos cazadores de votos"

El presidente de la Comisión de Defensa de la Propiedad Privada de la ARP afirma que existe un plan organizado que busca anular la producción y llevar al país a la ruina.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- “Hay invasiones y ocupaciones en el Paraguay porque tienen respaldo y acompañamiento de políticos oportunistas, aprovechadores y antipatriotas a quienes solo les interesa su beneficio personal y sectorial, en detrimento de las necesidades reales de muchas familias que no están en el circuito de intereses creados y observan con dolor cómo los detentadores del poder se burlan abierta e impunemente de la ley”.

Así señaló el Dr. Diego Torales, presidente de la Comisión de Defensa de la Propiedad Privada de la Asociación Rural del Paraguay.

El directivo gremial lidera un equipo operativo institucional que busca hacer justicia en casos puntuales de ocupaciones e invasiones de tierras, especialmente de personas o empresas víctimas de agrupaciones radicalizadas que utilizan la violencia como sistema de vida, con la complacencia interesada de políticos que se colocan al lado de los ociosos y delincuentes, generando el clima apropiado para la rebeldía y el odio.

El Dr. Torales señaló especialmente el triste papel que cumple el senador Luis Alberto Wagner como autoridad nacional por su vinculación con delincuentes organizados que se presentan en sociedad como “campesinos sin tierra”.

“De la misma manera actúan muchos otros caudillos ideológicos, que no buscan el bienestar de la gente sino satisfacer sus apetencias exclusivas a través de la violación sistemática del Estado de Derecho, mientras la justicia mira para otro lado”, apuntó.

El directivo de la ARP criticó especialmente el esquema delictivo que llevan a la práctica personas con mucha solvencia disfrazadas de sintierras en la colonia Guahory, donde se han enquistado, burlándose de las autoridades, de la ley y personas que quieren trabajar.

Incentivados por políticos, los usurpadores de la propiedad privada pretenden constituir un Estado dentro del Estado, con la bendición de sus amigos políticos interesados en sus votos.

“Hay que tener en cuenta que todo esto no se trata de ninguna improvisación, ni producto de la supuesta necesidad de tierra, sino es resultado de una maquinación dolosa que busca beneficios por partida doble: unos para los invasores y otros para los padrinos, que de esta manera conforman una asociación ilícita presentada en sociedad como blanca palomita”, puntualizó el Dr. Torales.

Comentó que, de un tiempo a esta parte, las invasiones de propiedades privadas se han convertido en un negocio floreciente para los políticos y sus amigos “campesinos”, instalándose de esta manera un combo amenazante que afecta el corazón del esquema productivo.

“De nuestra parte, no vamos a responder a la violencia con violencia, como quieren los malos compatriotas para alimentar el odio y la violencia con fines espurios, pero sí vamos a seguir luchando, golpeando puertas y creando conciencia acerca del respeto a la ley como práctica innegociable para lograr la ansiada paz en el campo. Mientras esto no suceda, y persistan políticos como Wagner y otros de su mismo pelaje, no podemos esperar tiempos mejores para el país”, precisó el Dr. Torales.