Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

“La propiedad privada peligra en Paraguay”

La ideología política impregna el problema de la tierra dicen expertos. La ideología política constituye un componente importante en la cadena de impactos negativos que tiene la tierra en Paraguay, afirmó el doctor Javier Parquet en el contexto de una charla-taller sobre Situación de la tierra en Paraguay, realizada en el Colegio Lumen de Asunción.
El evento, organizado por el Centro de Investigación y Estudio del Derecho y las Ciencias Sociales Lumen Iuris, contó con la presencia de destacados especialistas en tierra y propiedad privada, quienes expusieron, a su turno, la situación de una realidad difícil de regularizar debido a diversos factores, entre ellos la incidencia de la ideología en la política pública del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), el ente estatal encargado de la cuestión tierra en nuestro país.
El doctor Parquet, quien se desempeña como director de Lumen, entre otras actividades, comentó que no sólo la política ideológica integra el problema de la tierra sino también otros componentes igualmente perjudiciales como el aspecto técnico, administrativo y jurídico.
“En estos cuatro elementos se puede encontrar la respuesta sobre el origen de la cuestión”, añadió ante un auditorio completo, integrado por profesionales vinculados al tema enfocado y estudiantes de Derecho, principalmente.
 
Posición de la ARP
En representación de la Asociación Rural del Paraguay participó su vicepresidente segundo, el ingeniero Carlos Pereira, quien llevó la postura defendida por el gremio con respecto al tema tierra, que parte del mismo respeto a la Constitución Nacional la cual garantiza en los términos adecuados la obediencia irrestricta a la propiedad privada, sin ningún tipo de condicionamientos más que los estrictamente estipulados por las leyes vinculantes.
Esta posición ha sido sostenida siempre por el presidente de la ARP, doctor Germán Ruiz Aveiro, a lo largo de su gestión como presidente  de la Comisión de Desarrollo Rural y de la Tierra, de la ARP. En ese contexto se encargó de llevar el apoyo, la asistencia y la representación institucional en los conflictos de tierra registrados en varios puntos del país, algunos de ellos referenciales para la problemática como los casos Teixeira y más recientemente, Ñacunday.
Según el doctor Parquet, la cuestión debe ser analizada a partir de los cuatro componentes citados por el mismo, y posteriormente articular acciones entre los actores vinculantes, “pero siempre, en todos los casos, debe primar la voluntad real y la buena predisposición del Estado para encontrar las respuestas a la problemática, comenzado por el Indert”, apuntó.
 
"Destruir la propiedad privada"
El ex presidente del Indert, Ing. Eugenio Alonso, quien ofició de panelista, se encargó de brindar detalles específicos de su gestión al frente del Indert. En ese sentido dijo implícitamente que factores externos le impidieron realizar su trabajo de acuerdo a las normas técnicas y jurídicas plasmadas en la normativa institucional.
Dejó en claro que "hizo lo posible por cumplir con su deber" pero que desde afuera le impidieron trabajar. "Este es el momento en que la situación se ha desbordado en ciertos aspectos, con una estructura afín al Gobierno que tiene la misión de destruir la propiedad privada y con ello las garantías de trabajo e inversión”, expresó Alonso.
“Fue una época tormentosa en el Indert, donde había que luchar en varios frentes”, dijo tras recordar específicamente el caso Teixeira, “que utilizó el 90 por ciento de mi energía”.
Expresó que ante la situación de desborde y radicalización del tema es imperioso el cambio de estrategia en la manera de afrontar la problemática, “que va mucho más allá de la simple cuestión fáctica porque se observa con suficiencia que el reparto masivo de tierra no ha solucionado el tema de la pobreza”.
En el Indert “se ha impuesto personal político y no técnico, que no sirven al país”, acotó.
Alonso fue calificado en su momento, por referentes del sector productivo, como un profesional con mucha convicción, fuerza y autoridad para poner freno a sectores de “sintierras” o “carperos” que buscan crear caos con violencia y amenazas, “siempre con el apoyo del Gobierno”.
La posición legalista de Alonso le costó el cargo, comentaron en el auditorio.
 
Medición y registro
El taller buscó encontrar respuestas específicas a la problemática de la tierra, y en ese sentido el ingeniero Luis Villarejo citó como componente principal a los temas de medición y registración.
“En Paraguay tenemos 1.500.000 parcelas urbanas, y 1.000.000 de parcelas rurales, pero vemos que existen sólo 2.300.000 unidades registrales”, indicó el técnico.
El ingeniero José Luis Benza, otro participante del taller, señaló que el 30 por ciento del total de pequeñas parcelas compone el 10 por ciento de la superficie total del Paraguay, que es de 406.752 kilómetros cuadrados.
A través de una técnica registral conocida como “curva de Lorenz” explicó el componente macro de la tierra y las propiedades en nuestro país, tras lo cual expresó la necesidad de sincerar datos y realizar una campaña para la registración total y transparente, con el encabezamiento del Estado y el apoyo de todos los demás sectores y actores vinculados a la problemática.
“La cartografía rural está en pañales”, acotó el Ing. Villarejo, tras expresar la necesidad de regularizar este tema si se pretende encontrar visos de solución a partir del mediano plazo.
Participaron también de la mesa técnica la directora general de los Registros Públicos, abogada Lourdes González, y el doctor Gustavo Bécker, quien ofició de moderador.