Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Plan para mitigar inundaciones

Productores proponen abordaje global en el manejo del agua en el Chaco. Productores pecuarios del Paraguay afirmaron que las riadas, lluvias e inundaciones que anegan actualmente 2 millones de hectáreas en la Región Occidental del país requieren un giro contundente de trabajo entre los sectores público y privado en busca de respuestas de consenso hasta que termine la crisis.
“Como ganaderos, proponemos un cambio radical en la forma de trabajar estos temas desde el sector privado”, señala un comunicado dado a conocer por referentes del sector productivo nacional encabezados por el Dr. Germán Ruiz, vicepresidente 1º de la Asociación Rural del Paraguay, a más del Ing. Fidel Zavala y el Ing. Juan Cáceres, en representación de los establecimientos y las comunidades civiles afectadas por el fenómeno meteorológico.
El documento, dado a conocer en rueda de prensa, señala que el sector privado formará un equipo especial encargado de realizar tareas profesionales con responsabilidad en las áreas que le corresponde como sector privado, y al mismo tiempo reclama que el Estado cumpla con el papel que le corresponde en este caso de emergencia climatológica.
La inundación que hoy sufre el Chaco paraguayo ha sido provocada por el nivel excepcional de lluvia que castigó a la región, que se sumó a la enorme riada del río Pilcomayo.
 
Intensas precipitaciones
En el lapso de 22 días cayeron 1.300 mm de lluvia en una zona con características especiales, debido a las tierras arcillosas que tienen una muy lenta absorción de agua, a lo cual se suma la escasa pendiente de la región, que no permite un escurrimiento rápido de las aguas.
Hicieron también referencia a versiones mediáticas que, según afirman, no se compadecen de la verdad y la realidad de los hechos.
“Pretender que unas pocas represas locales o algunos caminos o puentes sean los responsables de la inundación de cerca de dos millones de hectáreas es una falacia que no resiste el más mínimo análisis técnico”, añade.
Explica que esta simplificación encubre irresponsablemente la falta de estudios serios sobre el comportamiento de las aguas y los posibles mecanismos de prevención y solución de los problemas generados por fenómenos naturales excepcionales.
“Culpar de la inundación a uno y otro productor ganadero, y hacerlo sin un estudio técnico serio, solo encubre la incapacidad institucional de algunos organismos para enfrentar los problemas profesionalmente”, recalca el informe.
Sobre el punto, precisa que si se han violado normas ambientales deben ser probados los cargos para proceder a la sanción correspondiente de los culpables, si los hubiere.
De cualquier manera, atribuir a estos pocos casos -no comprobados aun- la grave inundación es una gran irresponsabilidad, puntualiza.
Los ganaderos consideran prioridad el rescate de las personas afectadas por la inundación, llevarles asistencia sanitaria, alimentación y no descuidar la educación, para lo cual proponen la instalación de carpas especiales que oficien de escuelas provisorias.
Reclaman especialmente “no tratar de disimular la incapacidad de un Estado que por años ha sido y es el gran ausente en las áreas en las que se lo necesita, y para las cuales ha recibido un mandato popular”.
http://www.arp.org.py/images/Pilcomayo%20%28camara%20NIKON%29%20228%281%29.jpg
Venas de circulación vital
“Los caminos que hoy son acusados como culpables de la inundación son las venas por las que circula la gente, recibe víveres y medicamentos, acude a las escuelas y transporta los insumos y la producción que les permite vivir y desarrollarse”, aclara el documento.
En otro orden, dice que se deben realizar las obras que permitan salir de la emergencia actual, “pero éstas deben estar acompañadas por los estudios correspondientes para que se puedan rehabilitar esas vías de comunicación lo antes posible”.
“Pasada la emergencia y la sensibilización del momento, los chaqueños quedarán librados a sus fuerzas y recursos para sobrevivir, y en esas circunstancias los caminos y puentes son prioritarios”, expresa finalmente el comunicado como argumento previo para solicitar el cambio radical en la forma de trabajo entre los sectores involucrados, con énfasis en el rol que le compete al Estado como depositario de la esperanza de la ciudadanía necesitada, en este caso, de los inundados del Chaco.