Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Destacadas

Asociación público-privada administrada por Fundarp ya produjo 486.295 alevines que benefician a 1.382 familias

Se trata de la puesta en valor del convenio “Fortalecimiento del Centro Nacional de Producción de Alevines” que apoya a productores interesados en el engorde de peces.

MARIANO ROQUE ALONSO, (ARP)-- La acuicultura es considerada actualmente un sector de la producción de alimentos con mayor crecimiento en el mundo, y representa casi el 50 por ciento de los productos pesqueros.

Se sabe que el pescado permite a la población el acceso a productos de alto nivel nutricional, esenciales para el desarrollo y salud de todo tipo de personas.

Con este ánimo, y el objetivo de poner en práctica en nuestro país fórmulas exitosas de producción sostenible y sustentable, la Fundación Asociación Rural del Paraguay (Fundarp) incentiva la piscicultura con el financiamiento de la Itaipú Binacional y el trabajo técnico del Viceministerio de Ganadería, a través de la Dirección de Acuicultura.

Se trata de la puesta en valor del convenio Nº 4500037106 “Fortalecimiento del Centro Nacional de Producción de Alevines”, que está ubicado en la ciudad de Eusebio Ayala (Departamento de Cordillera), donde se producen especialmente especies de tilapia y pacú.

Con este proyecto en marcha, los impulsores buscan apoyar a los productores interesados en el engorde de los peces.

El presidente de la Fundarp, señor Mauro González, señaló en su momento que la alimentación constituye una necesidad fundamental para asegurar la vida, la salud y el arraigo de un sector importante de la población que se encuentra en áreas vulnerables, que requiere de apoyo para mejorar sus condiciones de vida a través del trabajo (producción) organizado.

En los últimos años se ha logrado instalar de forma creciente la práctica de la piscicultura como alternativa de producción de proteína de elevado índice nutricional, aprovechando la disponibilidad de recursos hídricos abundantes, con condiciones adecuadas para la práctica de esa actividad productiva, que al tiempo de alimentar a las familias genera ingresos importantes para mejorar especialmente el nivel de vida en la lucha contra la pobreza.

La acuicultura constituye al mismo tiempo una gran oportunidad para desarrollar un sector diversificado, sustentable y socialmente inclusivo que contribuya al crecimiento  de las zonas más vulnerables y postergadas.

“Como se ha demostrado fehacientemente en otros países, este desafío implica generar alianzas estratégicas a variados plazos”, afirmó la Dra. Susana Barúa, directora del Plan Nacional de Acuicultura del Viceministerio de Ganadería, tras recordar la vigencia del convenio con la Itaipú que, según afirmó, ha instalado conciencia en un vasto sector acerca de la potencialidad del rubro.

En ese sentido, destacó la importancia de los cursos de capacitación realizados en sectores con reservas hídricas adecuadas, como por ejemplo Juan León Mallorquín, Minga Guasu, Colonia Yguazú, Puerto Barra, Colonia Santa Lucía (Itakyry) y Colonia 3 de Febrero (Caaguazú).