Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Noticias Institucionales

Acciones firmes ante al terrorismo

Frente a invasores y terroristas,  se necesitan acciones decisivas del Estado

 

El nuevo golpe perpetrado por la banda terrorista que opera en el norte del país habla a las claras de la necesidad de emprender acciones firmes y definitivas para su búsqueda y desarticulación definitiva. La organización se permite incluso realizar operativos relámpago en momentos en que se está llevando a los tribunales a una fracción de esta organización criminal para que responda por el alevoso asesinato de Cecilia Cubas. Este hecho es indicativo de que los delincuentes se mueven con total comodidad, burlando los dispositivos de seguridad desplegados precisamente para su captura. En su última incursión, invadieron una estancia, quemaron instalaciones de la misma, intimidaron al personal y dejaron mensajes amenazantes tanto para pobladores como autoridades, en especial, el tribunal que juzga a los acusados de asesinar a Cecilia. En un acto de alevoso chantaje, ordenaron al propietario del establecimiento llevar alimentos a dos comunidades nativas de la región.

La ciudadanía entera, sea del campo o de la ciudad, queda una vez más expuesta a estas acciones criminales que parecen no tener fin. El resultado de esta impune presencia de por terroristas es la paralización de muchos establecimientos rurales, maestros que abandonan sus cátedras para emigrar a lugares menos violentos y ciudadanos en general que deben encerrarse en sus casas ante el accionar de estos violentos que no esconden sus intenciones asesinas, probadas además en hechos anteriores que costaron la vida a servidores públicos.
Es necesario que el Gobierno, a través de su ministerio del Interior, dé respuestas concretas, mediante acciones eficientes, a un pueblo harto ya del accionar impune de estos personeros del terror y del caos.
También en el caso de los invasores de Ñacunday, un país entero sigue con estupor  el chantaje perpetrado por los autodenominados “carperos”, simples invasores de propiedades que hacen lo que quieren y donde quieren  hasta lograr que el propio Gobierno los “premie” dándole acceso a un parque nacional, patrimonio de todos los paraguayos y del que difícilmente se los podrá desalojar en el futuro. Es imperativo que el Gobierno deje de dilapidar los recursos públicos en costosas movilizaciones y traslados de estos impostores, que solo buscan una nueva oportunidad para especular con la entrega gratuita de tierras.
La Asociación Rural del Paraguay expresa su más firme apoyo a los propietarios de la agroganadera Y Poti en su decisión de no dejarse chantajear por la banda criminal que la atacó y levanta una vez más su voz de alerta, advirtiendo que ante los invasores impunes de propiedades y la banda terrorista moviéndose a sus anchas, es necesario imponer, de una vez por todas, la auténtica voluntad política de restituir a la Nación la paz y la convivencia que el pueblo paraguayo, pacífico y trabajador, se merece.