Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Una placa conmemorativa honra al gran maestro de generaciones de médicos veterinarios. MARIANO ROQUE ALONSO (ARP) -- Con profundo dolor y luto, pero también con la seguridad de que nuestro país ha cobijado a una persona íntegra, capaz, con mucha sabiduría y don de gente, la Asociación Rural del Paraguay –a través de la Comisión Central de Exposiciones de la Expo 2012- le rindió un merecido homenaje de reconocimiento al Dr. Alberto Oka Obara.
El Dr. Oka falleció recientemente pero su vida y su trayectoria límpida y honesta dejará huellas imborrables que serán reconocidas y tendrán réplica en generaciones de profesionales veterinarios, estudiantes y productores que durante años han experimentado los sabios conocimientos del Dr. Oka.
En un sencillo y emotivo acto, realizado en la cabecera Norte de la pista de admisión, fue erigido un monolito recordatorio a la memoria del profesor Oka “en quien hemos depositado tanto afecto y confianza absoluta”, afirmó el Dr. Juan Rehnfeldt tras recordar los muchos años que el homenajeado transitó, trabajó, se interesó y transmitió a los técnicos sus prolíficos conocimientos veterinarios.
 
Hombre íntegro y honesto
El Dr. Oka fue recordado, además, como un hombre discreto, prudente y silencioso, íntegro, leal y honesto, que manejó con coherencia sus valores personales.
“Nos demostró ser un amigo digno de confianza, un verdadero valor, satisfacción y honra para las personas que lo conocimos y estuvimos cerca suyo”, añadió el Dr. Rehnfeldt, quien lleva sobre sus hombros más de 30 años de trabajo en la selección y certificación de vacunos ingresados para las “expos”.
Otro de los múltiples aspectos de la vida del Dr. Oka destacados en la ocasión fueron el afán de perfeccionamiento en su trabajo, la destreza en llevar sus conocimientos a la práctica, y buscar siempre hacer el mayor bien para la mayor cantidad de personas.
El profesor Oka siempre ha utilizado palabras claras, precisas y concretas para hacer llegar sus conocimientos sin distinción de nivel académico, “desde el más humilde playero hasta profesionales de primer nivel”.
Sin ofender a nadie, siempre fue tolerante con las ideas ajenas, y las situaciones difíciles los resolvió con serenidad y argumentos valederos, haciéndose respetar por su labor limpia y transparente, y su indiscutible capacidad profesional.
“Sus criterios rectos y valederos son el mejor legado para las generaciones futuras, muchas veces carentes de motivaciones, en una sociedad contaminada por antivalores”, puntualizó el disertante, tras hacer una recomendación a los técnicos y estudiantes presentes: “Queda en nosotros el compromiso de seguir el camino de sus sensatas enseñanzas”.
 
Formador de generaciones
En el acto estuvieron presentes el presidente de la Asociación Rural del Paraguay, Dr. Germán Ruiz Aveiro, el vicepresidente 1º Ing. Fidel Zavala, el vicepresidente 2º Ing. Carlos Pereira, la Sra. María Yolanda Moreno de Ruiz, presidenta de la Comisión de Acción Social, el Dr. Sixto Miranda, Coordinador General de la Expo, el secretario general de la ARP, Ing. Jorge Lamar y técnicos de la CCE.
La señora Beatriz de Oka agradeció el homenaje en nombre de su familia, integrada además por hijos, nietos y familiares políticos.
El Dr. Ruiz Aveiro recordó al extinto maestro con palabras emotivas, haciéndose eco del aspecto integral que adornaba las virtudes del Dr. Oka.
“Se ha dicho casi todo del Dr. Oka, pero quiero destacar su calidad de profesional y de persona capaz que ha formado y capacitado a  generaciones de estudiantes y profesionales, que seguramente hoy están acá para rendirle este sincero y merecido homenaje” expresó el titular de la Rural.
Añadió que, también en un acto de justo reconocimiento, las autoridades de la Comisión Central de Exposiciones resolvieron denominar “Dr. Alberto Oka” a la pista de admisión, ubicada en el sector sur de la Expo. (Ver galería de fotos)