Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

La posición fue sostenida por el Mercosur en la cumbre Rio+20.
La Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur ampliado considera que el área de integración tiene un papel fundamental en la alimentación a nivel mundial como líder en la producción de un gran numero de rubros alimenticios. De las reuniones centrales de Rio+20 participaron los delegados de la ARP encabezados por su presidente, el doctor German Ruiz Aveiro, por el presidente de la Comisión de Medio Ambiente y Producción Sustentable, Ing. Esteban Vasconsellos y por el Dr. Marcos Medina, asesor técnico de la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (FARM). En un documento dado a conocer en la cumbre realizada por las Naciones Unidas, FARM expresa que “pasados veinte años de la cumbre celebrada en Rio de Janeiro en 1992, la humanidad se autoconvoca al mas alto nivel político procurando “renovar los compromisos a favor del desarrollo sustentable, realizar un balance de los avances y las dificultades vinculadas a la implementación de acuerdos, e incorporar a la agenda nuevos y emergentes desafíos planteados por la sociedad”.
“Entre estos últimos –agrega el documento- se vislumbran aspectos vinculados dirctamente a los sectores productivos y que revisten una significativa importancia… ya que están basados en los tres pilares del dearrollo sustentable: económico, social y ambiental.
 
Preocupaciones de FARM
Ante el foro ambiental de Río+20, la FARM expresó lo que definió como sus principales preocupaciones:
·         Impulsar el concepto de desarrollo sustentable, contemplando los aspectos económicos, sociales y ambientales, más amplios que el concepto de “economía verde” que prioriza solo los temas ambientales.
·         Circunscribir las discusiones sobre sustentabilidad a organizaciones y agencias especializadas en el tema, (ej: Naciones Unidas) como ámbito de análisis y tratamiento de los problemas globales de mediano y largo plazo.
·         Evitar que medidas ambientales y sociales, sin bases objetivas, se conviertan en nuevas barreras a la producción y al comercio.
·         Preservar la institucionalidad constituida por la Organización Mundial de Comercio de un posible desgaste en controversias por prácticas que traban el comercio.
 
Compromiso de los productores
En su presentación, la FARM expresa “el compromiso de la amplia comunidad de productores de la región de incrementar la producción y productividad de alimentos en forma sustentable, en beneficio de la humanidad”.
Añade a continuación que “es posible garantizar la seguridad alimentaria y nutricional, promover la mitigación de emisiones de carbono y del uso de los recursos naturales, en especial el agua, respetar la biodiversidad, promover el desarrollo sustentable de las comunidades rurales, y posibilitar la adaptación de sector agropecuario al cambio climático”.
También expresa que “es a partir de la creatividad, innovación, y transferencia de tecnología que podremos responder a los nuevos conceptos de una economía basada en procesos productivos sustentables. En este sentido el desarrollo tecnológico pasa a ser un desafío estratégico en la respuesta de los países agro exportadores ante los nuevos conceptos y/o exigencias productivas. Para lograr el éxito en esta materia debe ser acompañado por prácticas de libre acceso a los mercados”. 
 
Acuerdo integrador
Finalmente, y como condiciones para lograr lo que define como “un acuerdo integrador”, la FARM expresa que “las nuevas premisas a partir de la cuales de aquí en más deberá evolucionar la economía mundial, con el objetivo de responder a las exigencias que hoy convocan a esta nueva Cumbre, deberán no solo estar condicionadas por el respeto impostergable al medio ambiente sino también, y fundamentalmente, cumplir con la participación armónica de todos los países, respetando la particularidad de sus recursos productivos y las distintas culturas e idiosincrasias involucradas en el uso de los mismos”.
Como rubrica, el organismo que integra los gremiosd rurales del Mercosur afirma que las naciones “deberán necesariamente respetar las normas acordadas a nivel de la OMC que garantizan el libre comercio internacional, evitando proteccionismos y restricciones de cualquier tipo. De otra manera, la seguridad alimentaria de la humanidad, en permanente crecimiento, estaría en riesgo”.