Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Noticias Institucionales

Ilustrativa charla sobre tierras

En la Regional San Pedro se demostró con cifras que tierras para trabajar sobran.

 

La supuesta indisponibilidad de tierra apta para la agricultura en poder de familias campesinas es una falacia de carácter meramente mediático que tiene objetivos ideológicos contrarios a la libertad de trabajo y de inversión, afirmaron técnicos en la materia que dieron una charla sobre el tema en la Regional San Pedro, de la Asociación Rural del Paraguay.

 

La cuestión de fondo consistió en brindar a los asistentes datos teóricos, acompañados de profuso material gráfico y de imágenes, acerca de la real situación de la tierra en el Paraguay, sustentado en estudios respaldados por la metodología satelital.
La iniciativa, organizada por la Regional San Pedro, contó con la presencia de directivos de la Comisión Directiva Central, a más de socios y miembros de la Comisión de Damas, así como integrantes de la Asociación de Jóvenes Rurales del segundo departamento del país.
La exposición central estuvo a cargo del señor Miguel Noto, quien en representación de la Unión de Gremios de la Producción (UGP) - de la cual forma parte la ARP- brindó una reseña audiovisual sobre la tierra en nuestro país, y desvirtuando con evidencias sustentadas en investigaciones el argumento de sectores campesinos radicalizados que no trabajan ni producen esgrimiendo la excusa de que no tienen parcelas cultivables propias.
Tierras en manos de campesinos
La charla se dio en momentos en que arrecian las amenazas sobre la propiedad privada en el Paraguay de parte de sectores ideologizados que reclaman tierra utilizando métodos desafiantes y violentos, y creando zozobra generalizada con implicancia negativa en la producción y la inversión.
De acuerdo a los datos, quedó demostrado en la ocasión que en la actualidad los asentamientos coloniales campesinos disponen de más de 2.100.000 hectáreas de uso agrícola de primera calidad.
“Esta cifra es producto del reparto de tierras que se ha estado haciendo desde mediados del siglo XX hasta el presente, y significa que esas colonias disponen de alrededor del 40 por ciento de las tierras aptas para la agricultura”, agrega el informe basado en la investigación.
Añade que en la Región Oriental, donde se desarrolla la casi totalidad de la agricultura del país, hay tierra suficiente en poder de las pequeñas familias campesina, con la salvedad de que la productividad no se compadece de la cantidad de parcelas útiles dispuestas para el trabajo.
“Es dable imaginar lo que podrían producir esas 2.100.000 hectáreas que hoy, por falta de tecnología, créditos, capacidad de manejo o simple abandono, prácticamente no inciden en la economía nacional en forma visible”, menciona el documento técnico.
Al hacer relación a la Región Occidental, o Chaco, expresa que cuenta en la actualidad con más de 70 por ciento de bosques naturales, echando por tierra argumentos en contrario exteriorizados interesadamente por grupos de supuestos labriegos que, en la práctica, se oponen al trabajo organizado y sustentable, dedicándose a tratar de sacar provecho de la persecución, la amenaza y el chantaje a los que invierten, se sacrifican y sacan frutos limpios de la tierra trabajada.
“No ser víctimas de engaños”
Técnicos de la ARP con mucha experiencia en el tema tierra también se encargaron de echar más luz sobre la situación, que en los últimos tiempos se ha convertido en controversial, específicamente desde el momento en que los llamados “carperos” irrumpieron con violencia en el campo, apropiándose ilegal y criminalmente de propiedades privadas, contando para ello con el respaldo de sectores del Gobierno y del propio Estado, como la Policía, los militares y el mismo Indert.
Al término del evento hizo uso de palabra el vicepresidente 1º de la ARP, Dr. Germán Ruiz Aveiro, quien resaltó la importancia de este tipo de iniciativa como incentivo a la integración rural, y, fundamentalmente, “para que no seamos víctimas de engaños de parte de gente que no quiere trabajar sino sacar provecho de los que trabajamos e invertimos para que nuestro país salga adelante”.